domingo, 24 de mayo de 2009

Consumo crítico:
que el consumo
no nos consuma

Promover servicios en vez de productos, es decir, modificar nuestros patrones de consumo y producción implicaría el cambio de la venta o suministro de productos a la venta o suministro de servicios. Un ejemplo claro de ello es el sector del transporte. Un ciudadano no necesita un coche, necesita poder trasladarse, por ejemplo, de su casa a su trabajo. En ese caso, el cambio se realizaría dejando de lado la venta de automóviles, para dar lugar a una venta de un servicio que garantice la movilidad del ciudadano. Promover el consumo de productos responsables a través de:
• Dar valor a las características del producto y despretigiar la marca
• Establecer políticas que favorezcan el consumo de productos locales y circuitos de cortos
de comercialización.
• Favorecer el consumo de productos de temporada y ecológicos
• Asegurar la transparencia informativa
• Asegurar una regulación más estricta en temas de etiquetaje.
Objetivo: restricción drástica de la publicidad comercial en todos los ámbitos
La publicidad estimula falsas necesidades, es una dimensión indispensable del capitalismo y, además, se apoya en muchas ocasiones del uso de lo sexual con una perspectiva patriarcal y heterosexual para la venta de sus productos. El sistema de publicidad ha invadido todas las esferas de vida humana en las sociedades capitalistas modernas: no sólo la nutrición y el vestido, sino los deportes, la cultura, la religión y la política se configuran según sus reglas. Es más, la publicidad gasta una cantidad de recursos en una rama de "producción" que no sólo es inútil, desde un punto de vista humano, sino directamente en contradicción con las necesidades realmente sociales.

(Fuente: "Programa Elecciones europeas 2009", Izquierda Anticapitalista)
Disponible en formato PDF

1 comentario:

Joan-Marc dijo...

Entender que lo importante no es el objeto, sinó el servicio que éste proporciona no debería ser tan complicado.
Ahora, la publicidad no es sólo humana. Las arañas no atrapan a sus presas sólo con tela, usan las flores como reclamo...
Depredadores.