sábado, 31 de enero de 2009

Sin título

Diluido
el vaho
del hachís,
abro los ojos
y abandono
el letargo
del cobarde;
me zambullo
en una piscina
atonal.
Puedo ser
estoico,
aguantar,
tragar todo
el cloro.

3 comentarios:

Joan-Marc dijo...

Puedes.
¿Quieres?
:P

Rancio dijo...

Y. El cloro también es tuyo, es de tí, lo produces tú. ñla piscina es tuya. sin el cloro no vivirías. si. quieres.

Julio dijo...

Joan Marc... pues sí, al final parece que estoy convencido, es decir: quiero! y me gusta y me convenzo. de momento voy hacia allí y el camino es el correcto. :)

Rancio... Has dado en el clavo. Por cierto, que tal las post-tapas aderezadas con postamaretto? :)