martes, 20 de enero de 2009

Deuteronomio 21:18-21

Si un hombre tuviere un hijo rebelde y desvergonzado que no atiende a lo que manda el padre y la madre y castigado se resiste, con desprecio, a obedecer. Prendanle y llevenle antes los ancianos de su ciudad y a la puerta donde esta el juzgado. Y les diran: "Este hijo nuestro es protervo y rebelde. Hace befa de nuestras reprensiones, pasa la vida en disoluciones y borracheras." Entonces morira apedreado por el pueblo de la ciudad, para que arranqueis el escandalo de en medio de vosotros y todo Israel, oyendolo tiemble.

(Fuente: Biblia)

1 comentario:

Nara dijo...

Deutoronomio o el que fuere, era psicólogo humanista, discípulo de Jung y miembro electo de los derechos de los niños, adolescentes, blabla...eso no cabe duda. Escuchemos pues algunas frases más de la "la segunda ley" y los avatares de moisés..
"La incapacidad o falta de voluntad para odiar hace inservible a una persona. Si no odiamos las cosas detestables, la calidad de nuestro carácter es sospechosa. La Biblia nos manda que odiemos." Maravilloso....o otra frase : "No entrará en la congregación de Jehová el que tenga magullados los testículos o amputado el miembro víril." ainsss....me encanta este nuevo derecho de admisión...pq no lo ponen en las discotecas?